martes, 18 de abril de 2017

Byrek o Borek (Mi versioón dulce)

 

Buenos días a todos y en especial a mis reposteras viajeras, que me acompañan un mes más en estos viajes imaginarios. Donde aprendemos nos divertimos y nos conocemos un poco más cada mes.

 
Reto que fue creado por Pili de Tothom a la cuina, y que ahora soy la encargada de dirigirlo. 


La encargada de organizar este viaje y elegir destino para este mes...,
Rosi Díaz del blog Mi mundo Pincake. ¡¡¡Destino Albania!!!



Había tantas recetas por probar que me gustaban, y a la final decide que haría esta receta que le tenía echado el ojo hace ya mucho tiempo, pero en versión dulce.



Eche un vistazo a la nevera, y vi que tenía todo lo necesario así sin más y sin pensarlo me puse manos a la masa y salió esta deliciosa receta.

En un principio pensaba hacer un rosco grande, pero...  la pasta filo se seca muy rápidamente, y el tener todas las hojas extendidas en línea recta era complicado por el espacio, ese día tenía la cocina a toda marcha. Así que hice varias porciones y desiguales para formar una sola. Y creo que quedo bastante bonito.




Pero lo mejor es lo bueno que esta, es un vicio, la tomamos en el desayuno de un domingo y desapareció en unas horas, porque aquello era una tentación se deja comer solo. Y claro después vienen los remordimientos.


La he rellenado con mascarpone y fresas naturales picadas, aunque podéis añadir la fruta que más os guste o frutos secos. También pensé en preparar crema de naranja, para mezclar con las fresas. Pero decidí dar uso al mascarpone para ir haciendo hueco en la nevera.



Byrek o Borek 
(Mi versión dulce)


Ingredientes:

1 paquete de pasta Yufka (Yo pasta filo)
225 g de queso mascarpone
125 g de fresas picadas (O frambuesas)
3 o 4 cucharadas soperas de azúcar (El mío casero aromatizado con vainilla)
Mantequilla derretida.
1 Huevo batido
Sésamo para decorar (Opcional)
Azúcar glas para decorar.

Elaboración:

Comenzamos poniendo el queso junto con el azúcar glas avainillado en un bol y batimos hasta integrarlo y tener una crema.

Le añadimos las fresas picadas en pequeños dados.
Mezclamos solo lo justo para integrar y repartir la fruta.

Ponemos la mezcla en una manga pastelera y dejamos en la nevera por una hora hasta que coja consistencia.

Una vez el relleno esté listo comenzamos a extender las láminas de pasta filo. De una en una y tapando bien las restantes para que no se sequen.
Pintamos con mantequilla derretida, ponemos el relleno a lo largo formando un cordón.


Enrollamos y hacemos un caracol, rápidamente para que no se seque, si vemos que se reseca pincelamos con la mantequilla derretida.
Colocamos en un molde para horno forrado con papel vegetal o engrasado.


Así con el resto de las hojas.

 
Horno 180º  precalentado. 

Pintamos con huevo batido o con mantequilla fundida.

Si queremos poner  las semillas de sésamo, sera el momento. (Yo no lo puse) 
Horneamos por unos 45 minutos, 0 hasta que esté bien dorado.

Sacamos dejamos perder calor, des moldamos.


Ponemos azúcar glas por encima, con la ayuda de un colador y.... ¡A disfrutarlo!


Se puede tomar tanto en templado, acompañado de helado o en frío.
Es muy crujiente y agradable al paladar la combinación de texturas.
Se debe comer en el día, o en 24 horas. Después la masa se humedece y pierde ese crujiente tan delicioso, aunque de igual manera está muy rico.





Podéis seguirme en:
¡¡Hasta pronto!!


3 comentarios:

  1. Isabel que rica receta, el borek en versión dulce con mascarpone y fresas *_* me parece estupenda idea, una versión original y sin duda deliciosa, un abrazo y feliz semana!

    ResponderEliminar
  2. Qué receta tan rica, me encanta con el mascarpone y las fresas. Siempre me quedo mirando el paquete de masa filo en el super y al final nunca lo cojo, lo mismo hago tu receta.

    ResponderEliminar
  3. que maravilla¡¡¡ se ven deliciosas.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar